Otras Noticias

Con masiva asistencia culminó la versión 2020 del Festival de Verano de Ñuñoa

La cultura y las artes se tomaron las noches de Ñuñoa durante la última versión del Festival de Verano 2020. En cinco jornadas que se desarrollaron en la Casa de la Cultura de la comuna, nuestros vecinos pudieron disfrutar de espectáculos diversos, repletos de humor y contingencia.

De carácter gratuito, en total fueron cerca de tres mil personas diarias las que disfrutaron de la cartelera que tuvo este tradicional panorama estival. El encargado de abrir esta nueva edición fue el destacado comediante nacional Bombo Fica, con su exitoso show “Viva la risa”, que a través de un análisis de la actualidad, relató de manera crítica y humorística a nuestra sociedad.

En la segunda jornada se presentó la Compañía “Teatro Aparte” con la obra “Hijos de su madre”, una historia que mostró a cuatro estrafalarios hermanos que se reúnen por la muerte de su madre y con ello, debieron enfrentar el resurgimiento de conflictos pendientes que redundaron en hilarantes diálogos cargados de humor.

El tercer día del festival fue protagonizado por Rodrigo Muñoz y compañía, quienes mostraron su particular visión de nuestro país con el montaje “Chilean Way”. Durante la cuarta jornada se presentó el montaje “Éramos tan amigos”, una obra que abordó la amistad y sus implicancias, la traición y el transcurso del tiempo a lo largo de la vida.

El ñuñoíno que conquistó los escenarios con su danza gitana

El cierre del Festival de Verano estuvo a cargo del reconocido bailaor Pedro Fernández Embrujo, que por segunda vez pisó los escenarios ñuñoínos. Además de triunfar en diversos escenarios internacionales, este artista del flamenco guarda una honda relación con nuestra comuna: es vecino de Ñuñoa.

Su espectáculo, titulado “Embrujo Flamenco”, se puede definir como un show donde predomina la pasión. A través de una puesta en escena colorida, estampa única, vestuario auténtico de la disciplina del flamenco y un impecable trabajo de coordinación con su cuerpo de baile, los asistentes disfrutaron de una muestra de danza de nivel internacional. O como el bailaor lo define “la simpleza del baile por la sensación sencilla de querer bailar”.

                Pero para Pedro, esta pasión por el flamenco comenzó desde muy pequeño, cuando comenzó a identificarse como un artista.

“Una vez actuando en Valdivia, en el Instituto Chileno de Cultura Hispánica, estaba Nemesio Antúnez haciendo una exposición y me tocó actuar. Entonces se acercó y me señaló que yo tenía estampa de artista. Para la edad que tenía, yo aún no comprendía que era ser artista y mi entorno me explicó qué significaban esas palabras. Ahí fue cuando me dije: quiero ser artista. Desde ese momento no he dejado de bailar ni si quiera por un resfrío”, expresó emocionado.

Siendo su segunda oportunidad en los escenarios de nuestra comuna, el artista expresa la serie de emociones que tiene con Ñuñoa, ya que es parte de sus historias de infancia, adolescencia y de su vida en general.

“Llevo a esta comuna como parte de mi historia, por lo que estar haciendo mi arte dentro de este Festival implica una conexión con mi niñez, ya que me conecta con una serie de emociones que me motivan a presentarme nuevamente y me fascina la idea de poder repetir esta actuación”, declaró el bailaor, quien además recordó con mucho cariño los paseos de su niñez en la Plaza Lillo, el Parque Juan XIII, la Plaza Ñuñoa (que estaba cercana a su colegio) y la Avenida Irarrázaval con todo su comercio y heladerías, entre otros lugares.

Pedro hoy se encuentra en un proceso que busca introducir sus propias historias, desde lo latinoamericano, a su danza. De hecho su última creación “Lota, las mujeres del carbón”, es un espectáculo que ha recibido premios y buenas críticas en escenarios nacionales e internacionales, ya que mezcla el folclor chileno con la danza flamenca española.

En esa línea, este artista va creando su propio concepto de danza y hoy se encuentra reinventándose en la Escuela Bolera, junto a Aida Gómez, quien es una gran bailarina y coreógrafa española. Además de eso, se encuentra tomando clases de folclor chileno, para profundizar en su técnica, lo que habla de la genialidad de estilos y el interés por mezclar culturas en la danza que representa Pedro Fernández Embrujo.

Comparte esta noticia

Submit to FacebookSubmit to Google PlusSubmit to Twitter