Centro de Biotecnología y Bioingeniería de la U. de Chile, en convenio con Ñuñoa, postula proyecto predictivo de Covid a Conycit

El 20 de octubre pasado, el Centro de Biotecnología y Bioingenería (CeBiB) de la Universidad de Chile, en convenio con la Municipalidad de Ñuñoa y SocialLab, postuló un proyecto de predicción Covid al Noveno Concurso de Investigación Tecnológica 2020 del Fondo de Fomento al Desarrollo Científico y Tecnológico, dependiente de la Comisión Nacional de Investigación Científica y Tecnológica (Conycit).

Luego de conocer el plan predictivo de Covid que estaba desarrollando en Europa el Centro Tecnológico de Catalunya (Eurecat), respecto de analizar aguas residuales en búsqueda de carga viral relacionada con el nuevo coronavirus, el CeBiB se interesó en replicar esta metodología para que, con los resultados, se implementara una plataforma que apoye en la toma de decisiones para controlar la propagación de SARS-CoV-2 en Ñuñoa.

Según explicó María Isabel Guerra, directora de Transferencia Tecnológica de CeBiB, implementar estos estudios en Ñuñoa sería de suma utilidad para poder detectar en qué barrios hay una mayor carga viral y luego, con un sistema de inteligencia artificial, cruzar los datos para proteger a la población del riesgo de esta pandemia.

En términos simples, el estudio consiste en sacar una muestra de agua fresca de los alcantarillados de la comuna, donde se acumula agua residual y que, debido al contacto que tuvo con fluidos de humanos, se puede detectar carga viral del virus, incluso cuando este aún no es contagiable.

“Agradecemos a Ñuñoa que se haya subido al carro de este proyecto que es una especie de piloto en Santiago y que podríamos expandir y replicar en otras comunas. Ñuñoa ha tenido un rol activo en la pandemia, de establecer protocolos de medición, de testeo y tenemos buena información de la que podemos hacer uso, para medir niveles de carga en agua residual en distintos sectores de la comuna”, expresó Guerra.

En diciembre o enero se espera que estén los resultados de estos fondos, que de ser adjudicados el CeBiB tendrá a su disposición $200 millones para desarrollar su proyecto en un plazo de dos años. “Si este proyecto se adjudica la municipalidad va a ser pionera en la incorporación de estas metodologías”, añadió Guerra, quien agregó que en paralelo a la postulación se está trabajando con el municipio para ver distintas alternativas para comenzar a avanzar con el proyecto y así evitar nuevos contagios.

Skip to content