Municipio, junto con vecinos y trabajadores afectados por megaproyecto de Plaza Egaña anuncian trabajo conjunto

Pasado el mediodía del martes 12 de abril, a las 13:00 horas, la alcaldesa de Ñuñoa Emilia Ríos, acompañada por concejalas de la comuna, vecinos afectados y trabajadores del megaproyecto inmobiliario que Fundamenta levanta en la esquina de Irarrázaval con Vespucio, en la zona de Plaza Egaña, anunciaron la instauración de una mesa de trabajo colaborativa.

Lo anterior, porque luego del rechazo al proyecto por parte de la Comisión de Evaluación Ambiental de la RM el lunes 4 de abril pasado, la empresa resolvió de suspender las faenas, cuando en realidad esto no significaba la paralización de las obras, sino más bien enmendar el proyecto para corregir los errores de construcción que se detectaron en dicha instancia.

Ante la angustia que significó para los trabajadores el quedarse sin empleo, estos iniciaron una serie de movilizaciones para retomar las obras, lo que los llevó el lunes pasado a llegar hasta el edificio Consistorial, en la Plaza Ñuñoa, para manifestar su malestar. En un ánimo de colaboración y entendimiento, la alcaldesa Ríos se reunió anoche con estos trabajadores para escucharlos y en dicha instancia se acordó llevar a cabo un trabajo colaborativo, lo cual fue comunicado hoy por las partes a la comunidad.

Nos hemos reunido vecinos, trabajadores del proyecto Egaña Sustentable y el municipio porque tenemos mucho en común. Primero, nos hemos puesto de acuerdo en que queremos una ciudad sustentable, una ciudad que incluya a todas las personas y en el contexto de este proyecto sabemos que esto significa un desafío importante que significa dar certezas. Por parte del municipio, las certezas han existido hace bastante tiempo y tiene que ver con un crecimiento a escala humana y sustentable. Hoy la empresa Fundamenta, desarrolladora de este proyecto, tiene la posibilidad de replantearse este mega proyecto que impactaría de manera muy importante a este sector, como la congestión vial, la densidad habitacional y la poca planificación para ofrecer una calidad de vida y un acceso a la vivienda a distintas personas“, expresó la alcaldesa Emilia Ríos.

En esta línea, la jefa comunal agregó que “el suelo no es solamente mercancía con la cual lucrar, es construcción de ciudad, una ciudad que tiene que ser inclusiva. Por lo mismo, nos hemos puesto a disposición para seguir aportando certezas y eso significa incluir a trabajadores, trabajadoras, vecinos y vecinas, por supuesto al Gobierno central, con quienes estamos en coordinación para darle un marco a este diálogo tan relevante. Esperamos poder destrabar esta situación e invitamos a los desarrolladores de este proyecto a que nos replanteemos ahora este proyecto, demos el ejemplo y construyamos ciudad a escala humana”.

Por su parte, Carmen Arévalo, presidenta de la Junta de Vecinos Contramaestre Micalvi, donde se emplaza el mega proyecto, hizo una reflexión en torno a los impactos que tendrá este sector de llevarse a cabo las obras. ”Tienen que pensar que por lo menos en mi territorio, en el último Censo éramos 12.500 personas, si construyen el megaproyecto más los nueve edificios que están construyendo en el sector vamos a llegar a 27.500 personas viviendo en 1 kilómetro cuadrado. No es vida para el que llega, ni para el que vive ahí. Nosotros queremos que se construya amigablemente, a escala humana“, expresó Arévalo.

El representante de los trabajadores de la inmobiliaria Fundamenta, desarrolladora del mega proyecto, señaló que “nosotros hemos solicitado a las autoridades hoy día que se reevalúe este proyecto, que se siente la inmobiliaria a conversar con la alcaldía, los vecinos, las autoridades para ver cómo replantear el proyecto. El otro día nos alegramos cuando leímos que la inmobiliaria estaba dispuesta a modificar el proyecto, esos son los pasos que cada uno debe ir dando para poder avanzar en otro tipo de relación social”.

Nosotros estamos velando por el derecho al trabajo, pero a un trabajo digno y justo, en eso coincidimos con los tiempos que hoy tenemos, tiene que ser un trabajo amigable con el entorno, respetuoso con los vecinos y con obras de impacto vial”, concluyó el trabajador.

Skip to content